Pixel do Facebook

Películas de terror

El terror ha formado parte de nuestra cultura, en el ocio y en el arte, desde el inicio de la civilización. Infinidad de obras y relatos han sacado a flote nuestros temores de que algo terrible suceda: pérdidas de seres queridos, catástrofes, bestias amenazantes o la muerte misma. En el cine, no sólo ha sido uno de los géneros más antiguos, sino uno de los más fructíferos, capaz de adaptarse a una inmensa gama de posibilidades temáticas y estéticas acorde a su tiempo. A ‘El gabinete del doctor Caligari’ (1920) y ‘Midsommar: el terror no espera la noche’ (2019) les separan casi un siglo de historia, avances e innovaciones técnicas, pero a sus respectivos modos, ambas nos hablan no sólo sobre el miedo a perder la vida, sino sobre las amenazas a nuestra conciencia individual.

Así, las películas de terror se han mantenido como una constante en el imaginario colectivo gracias a su versatilidad para funcionar como espejo de los tiempos, siempre reinventando sus convenciones, arquetipos y estilos. Vampiros hay desde la expresionista ‘Nosferatu’ en 1922, al ‘Drácula’ Hollywoodense de Bela Lugosi en 1931, o su variante gótica y más fidedigna a su novela de origen en ‘Drácula de Bram Stoker’ en 1992. Así con otros monstruos y personajes, como los zombis, nacidos como metáfora de la convulsión social de su época en ‘La noche de los muertos vivientes’ (1968), de George A. Romero; recontextualizados a la lucha de clases en la Corea del Sur contemporánea con ‘Estación Zombie’ (2016), y ahora parodiados hasta el hartazgo en comedias como ‘El desesperar de los muertos’ (2004) o ‘Tierra de Zombies’ (2010).

Este género ha sido hogar para prácticamente todo lo que pueda provocarle miedo a la humanidad: monstruos, animales salvajes, fantasmas, demonios, el poder de la naturaleza, la divinidad misma e incluso los propios humanos y los misterios de su psique. Desde que existe el cine de terror ha habido películas para todos los gustos, de diversas temáticas y presupuestos de producción diametralmente opuestos. Lo fascinante está en mirarnos en ese oscuro espejo y encontrar lo que el terror nos dice de nosotros mismos.

El cine de terror en México

Es bien sabido que el público cinéfilo en México es un ávido consumidor de películas de terror. Sin embargo, la cinematografía nacional también se ha aventurado a explorar dicho género a lo largo de su historia, quizá con menor frecuencia que otros géneros, pero con resultados que han quedado para la historia.

‘La llorona’ (1933), dirigida por Ramón Peón y basada en la leyenda folklórica mexicana homónima, es comúnmente acreditada como el inicio del cine mexicano de terror, con una ambiciosa narrativa esparcida a lo largo de varias épocas. Los roces “bergmanianos” con la muerte también sucedieron con la sobrenatural ‘Macario’ (1960), pero también los encuentros entre el terror y la lucha libre con las películas de El Santo con películas como ‘Santo vs. las mujeres vampiro’.

‘Alucarda’ y ‘Santa Sangre’, por diferentes motivos, han quedado inmortalizadas entre los cinéfilos de culto desde los años ochenta. La década siguiente vio surgir a Guillermo del Toro con su aclamada ‘Cronos’, así como al llamado “Nuevo Cine Mexicano” y el paulatino florecimiento de las producciones nacionales en diversos géneros.

Así, con influencias (e intenciones) más comerciales, el siglo XXI nos ha dejado películas mexicanas de terror como ‘KM 31: Kilómetro 31’, ‘Somos lo que hay’, ‘Halley’, ‘Vuelven’ y ‘Belzebuth’, todas ellas adaptaciones de lo paranormal, lo brutal y lo decadente que tanto nos aterran, llevados al particular contexto social del México contemporáneo.

All films

Thank you, now you are subscribed to our newsletter!